Las carreteras eléctricas permitirán recargar coches eléctricos sin tener que parar

El ingeniero Nikola Tesla ideó una tecnología que, mejorada por ingenieros de la Universidad de Colorado y aplicada a la movilidad eléctrica, permitirá recargar coches eléctricos sin que sea necesario parar. Esta tecnología se basa en el concepto de “carretera eléctrica”, a continuación te contamos cómo funciona.

Carreteras eléctricas

El proyecto presentado por Khurram Afridi, profesor del departamento de ingeniería en la Universidad de Colorado, supone un reto para la movilidad eléctrica, la posibilidad de recargar la batería de un coche eléctrico sin que tenga que parar para ello; un prototipo de “carretera eléctrica”.

¿Cómo lo hace? A través de campos eléctricos con frecuencias muy altas, el sistema puede transferir energía a las baterías de los vehículos eléctricos en movimiento. Sistema que ha requerido de dos años de trabajo del catedrático, doctorado por el MIT, junto a otros científicos.

La tecnología base ya fue ideada a finales del siglo XIX por el ingeniero Nikola Tesla; pero fue completada con el fundamento de la ponencia «Optimización multi-objetiva de capacidad de transferencia inalámbrica para sistemas de carga de vehículos eléctricos», que recibió un premio en la conferencia IEEE COMPEL 2017.

Recarga en marcha

Dado que las estaciones de recarga son mucho más limitadas que las gasolineras, los conductores de vehículos eléctricos tenían limitaciones de recorrido que se verán solucionadas con esta tecnología, pudiendo recorrer cientos de kilómetros sin necesidad de detenerse y sin ninguna implicación, ya que la tecnología iría por debajo del pavimento.

Pese al gran avance, es necesario hacer mención del gran coste y la dificultad, a día de hoy, de realizar la instalación del sistema en las carreteras, o en algunos carriles de éstas.

 

Actualmente están trabajando para «optimizar» el sistema; completando las pruebas necesarias antes de que la tecnología se aplique en un entorno real. A corto plazo podría utilizarse en grandes centros de almacenamiento en los que robots y montacargas automáticos se moviesen por carriles de recarga, aumentando la productividad de los mismos; a largo plazo, será necesario superar obstáculos tecnológicos y sociales para que pueda utilizarse en carreteras haciendo, además, que las baterías de los vehículos eléctricos sean más pequeñas al requerir menos capacidad, convirtiéndolos en más ligeros y económicos.

Deja un comentario