¿Cómo benefician los automóviles eléctricos a la red eléctrica?

Con la aparición de los vehículos eléctricos en la circulación, surgieron muchas preguntas sobre cómo su adopción masiva podría afectar la red eléctrica. A pesar de las predicciones de fallos de energía en masa y otros posibles desastres, las redes, hasta ahora, se han mantenido bastante bien. Es más, actualmente se piensa que los vehículos eléctricos traerán mejoras a los sistemas consiguiendo suministros de energías renovables.

Ésta es una gran previsión, teniendo en cuenta que los vehículos eléctricos todavía son una pequeña parte del tráfico automotriz. A medida que la revolución eléctrica progresa, los coches se apoyan cada vez más en la red eléctrica para alimentarse y, de igual manera, la red también depende de nuestros coches para evolucionar. A continuación exponemos algunos ejemplos de esta simbiosis entre la red y los vehículos eléctricos:

1. El desarrollo de baterías para coches eléctricos ha llevado a un almacenamiento de energía más barato y mejor para la red.

Los vehículos eléctricos han supuesto una gran motivación para la inversión en el desarrollo de baterías. Como consecuencia, las baterías han mejorado enormemente la densidad de energía; su producción en masa para la mejora de eléctricos ha causado el descenso en el precio de las celdas, que se convierten en una opción más atractiva para el almacenamiento de energía a nivel de red.

Además, de la alianza entre Tesla y Panasonic, surgieron baterías con una mejor densidad de energía y un precio de celda más bajo, dando solución también a algunos de los proyectos de almacenamiento de red como, por ejemplo, la instalación de 52 MWh en Kauai, Hawaii, que se instaló para soportar una granja solar de 13 MW.

Cómo benefician los automóviles eléctricos a la red eléctrica

2. Los vehículos eléctricos pueden ofrecer servicios de regulación de frecuencia de red.

Al utilizar la tecnología de vehículo a la red (V2G), los vehículos eléctricos pueden propiciar que la red mantenga una frecuencia adecuada. Esto será posible a medida que más fuentes de energía se basen en fuentes renovables intermitentes, como la solar y la eólica. Cuando la energía que se suministra a la red eléctrica disminuye repentinamente, se puede solicitar a los vehículos eléctricos inteligentes que estén enchufados en ese momento que presten parte de su energía almacenada para compensar el déficit y ayudar a mantener la frecuencia idónea.

Por lo general, este déficit no se suele dar de manera frecuente y es de corta duración, por lo que no suponen una descarga de la energía de la batería del vehículo. Además, los vehículos podrán limitar la cantidad de energía que prestan a la red eléctrica.

3. Los vehículos eléctricos pueden reemplazar a la red si falla.

Durante tormentas u otros fenómenos, no es de extrañar que baje la energía suministrada por el servicio eléctrico. Un vehículo eléctrico puede, con las protecciones adecuadas instaladas, alimentar una casa cuando falla la red. Esto es algo a lo que Nissan, en particular, ha dedicado tiempo con el desarrollo del llamado LEAF-to-home. Es importante tener en cuenta que éste y otros sistemas similares están aislados de la estructura que suministra la energía del exterior; evitando que las líneas de alta tensión, lleven corriente y provoquen una situación peligrosa.

4. Crear una mayor demanda de electricidad

Las empresas de servicios públicos necesitan clientes para su energía generada; la demanda ha sido constante durante la última década, debido a la llegada de la iluminación LED y a la aparición de electrodomésticos más eficientes. A medida que el número de vehículos eléctricos crece, también lo hace la necesidad de energía de la red; lo que proporciona una fuente de ingresos a los operadores de servicios públicos, que pueden pagar sus gastos e invertir en infraestructura.

Es así, a través de las formas mencionadas y posiblemente de algunas más, como los vehículos eléctricos pueden beneficiar a la red eléctrica y viceversa; especialmente a través de la medición inteligente, V2G y otras tecnologías que hacen de la revolución eléctrica algo cada vez más tangible. 

Deja un comentario