La Historia de los Vehículos Eléctricos

Los Primeros Vehículos Eléctricos

Aunque parece algo muy reciente, o incluso del futuro, la movilidad eléctrica es tan antigua como la propia automoción. En el Siglo XIX se realizaron las investigaciones en electromagnetismo que serían una revolución para el mundo; destacando la aplicación del mismo para poner en marcha los vehículos. Tras los primeros experimentos alrededor de 1830; el primer vehículo eléctrico conocido fue creado por Robert Davidson en 1838 materializándose en una pequeña locomotora.

En esta misma década Robert Anderson consiguió mover carruajes con motores eléctricos; pero dependían de baterías no recargables; las baterías recargables no estuvieron disponibles hasta 1880. En Inglaterra el inventor Thomas Parker, uno de los creadores del metro de Londres, produjo el primer automóvil eléctrico en 1884. Poco después, en Alemania y en Estados Unidos se empiezan a fabricar otros modelos.

Sobre el año 1900 los vehículos eléctricos ya son una realidad en ciudades como Nueva York; y los ciudadanos los prefieren frente a los ruidosos y humeantes vehículos a gasolina y a vapor. La clase social alta era la que tenía acceso a este tipo de vehículos, seleccionados especialmente por mujeres, que le daban un uso más limitado.

El primer híbrido, conocido como Semper Vivus, fue presentado por Ferdinand Porsche en 1899, un empleado de la carrocera austriaca Lohner.

Hasta finales de la primera década del Siglo XX los vehículos eléctricos llevaban la iniciativa; pero el precio del petróleo comenzó a bajar y a ser más accesible; lo que amplió las ventajas de los modelos de gasolina. Por otro lado, Ford comienza la producción en serie del Model T en 1908, reduciendo su precio y aumentando su accesibilidad a la clase media americana. En 1912 se inventa el motor de arranque, lo que elimina la necesidad de usar la manivela; de esta forma la practicidad de los coches de gasolina acaba suponiendo una ventaja competitiva frente a la movilidad eléctrica; al inicio de la Segunda Guerra Mundial los coches eléctricos eran un modelo casi desaparecido.

En los siguientes años algunos fabricantes pequeños produjeron híbridos y eléctricos, pero no fueron muy demandados por el mercado.

vehículos eléctricos historia

 

Vehículos Eléctricos en la Postguerra

Hasta mediados de los años 60-70 no se vuelven a ver iniciativas significativas fuera del petróleo. Los conflictos derivados del Yom Kippur (1973) y la revolución iraní (1979) desencadenaron crisis energéticas en tiempo de paz que provocaron la necesidad de buscar alternativas al petróleo. Varios fabricantes empezaron a producir híbridos, eléctricos y pilas de combustible de hidrógeno, sin llegarse a divulgar esta fabricación. Solamente se comercializaron algunos modelos eléctricos en pequeñas series y con prestaciones y autonomías muy limitadas, de uso eminentemente urbano.

 

El Resurgimiento de los coches eléctricos

A principios de  los años 90, General Motors presentó el prototipo Impact; un biplaza totalmente eléctrico que hizo que cambiara el concepto asociado a esta tecnología; con este paso surgió el Zero Emission Mandate en California para poner eléctricos a disposición del público y poder seguir vendiendo. De esta forma surgieron varios modelos de Ford, Toyota, Honda… y General Motors lanzó en serie limitada el EV-1 en formato de alquiler únicamente.

movilidad eléctrica coche

Foto de RightBrainPhotography (Rick Rowen)

El EV1 era un coche biplaza que se asemejaba a un Corvette. Tenía por aquel entonces una autonomía de alrededor de 190 Km. Fue un vehículo muy popular que incluso fue promocionado por algunos de los actores más famosos de Hollywood.

Desafortunadamente, poco duró está época tan alentadora; varios factores hicieron que el crecimiento del vehículo eléctrico frenara: los fabricantes y el Gobierno de EEUU decidieron apostar más por el hidrógeno, la producción era limitada, la gasolina barata y el consumidor no estaba del todo concienciado.

Los fabricantes comenzaron a retirar los vehículos eléctricos de la circulación y muy pocos sobrevivieron. El renacer de la movilidad eléctrica llegó a su fin. 

¿Quieres saber lo que pasó después? Te lo contamos la semana que viene en la segunda parte de esta historia.

Deja un comentario