Mitos y Verdades sobre los coches eléctricos

Los coches eléctricos ya llevan años rodando, pasando de ser un invento futurístico a una realidad que no hace más que evolucionar con el tiempo, adaptándose cada vez más a una implementación en masa. Comenzando a popularizarse en 2014, han ido avanzando considerablemente, existiendo cada vez más modelos en el mercado invitándonos a aceptar un hecho: Los coches eléctricos serán el vehículo del futuro. Un futuro que ya se está empezando a vivir.

Sin embargo, por tratarse de una tecnología que está ahora empezando a desarrollarse, y con amplio margen de mejora, también sabemos que ha ido generando cierto escepticismo y discusiones, con diversos puntos de vista, cayendo algunas veces en simples mitos que nos gustaría empezar a desmentir.

5 Mitos y Verdades sobre los coches eléctricos

Mito 1: Los coches eléctricos son más lentos que los coches de combustión

Verdad: Con los avances de los últimos años se ha logrado que el promedio de tiempo requerido por un coche eléctrico moderno para acelerar de 0 a 100 sea de 6,5 segundos, muy superior a la aceleración de un coche promedio convencional.

Mito 2: Los coches eléctricos tienen muy poca autonomía y eso supone un grave problema

Verdad: La autonomía del vehículo eléctrico se considera un problema cuando no cubre las necesidades de movilidad en un día, ya que cada noche la batería vuelve a recargarse al 100%. Con esto en mente, autonomías superiores a 200 km diarios deberían ser más que suficientes para cubrir las necesidades de movilidad diaria para la gran mayoría de personas.

Además, gracias a la tecnología disponible, los coches eléctricos modernos cuentan con una autonomía cada vez más similar a la de un vehículo convencional. Año a año, la tecnología de las baterías evoluciona notablemente, logrando cubrir cada vez más distancia de forma más eficiente. Por ejemplo, tenemos los casos de los nuevos modelos de Hyundai Eléctricos con autonomías superiores a 400 km que comenzarán a comercializarse este mismo año.

 Mito 3: Es más caro pagar por electricidad que por gasolina o diésel

Verdad: Si hacemos una comparativa, tomando en cuenta un trayecto como el de Madrid a Barcelona, separado aproximadamente por 625 kilómetros, usando coches similares de la marca Volkswagen, tenemos:

Modelo

Consumo

Costo

Golf 1.0 TSI con 110 CV (4,1 l/100km de consumo en ciclo extraurbano)

25,62 litros de gasolina

(Suponiendo un precio medio de la gasolina 95 a 1,299 €/L)

33,28 euros

Golf 1.6 TDI con 115 CV (3,8 l/100km, también en ciclo extraurbano)

23,75 litros de diesel (Suponiendo un precio medio del diésel a 1,199 €/L)

28,47 euros

e-Golf  35,8 kWh motor eléctrico de 100 kW (136 CV) (12,7 kWh /100)

79,37 kWh

(Suponiendo el precio más alto del kWh de uso doméstico de 0,176  €/kWh)

13,96 euros

 

Para recorrer tal distancia se tendría que recargar el coche eléctrico al menos dos veces, lo cual alteraría un poco el costo final, pero se demuestra que mientras se use un punto de recarga doméstico, el ahorro en euros/Km es superior al 50% en el peor de los casos. Si la tarifa eléctrica contratada es la supervalle (recomendada para usuarios de vehículos eléctricos) este ahorro seria incluso superior.

Comprueba tú mismo lo que puedes ahorrar en tu caso con nuestra calculadora de ahorro

Mito 4: El mantenimiento preventivo de los coches eléctricos resulta más caro

Verdad: Los coches eléctricos requieren menos componentes que un vehículo tradicional para funcionar, al haber menos piezas en contacto, el desgaste entre sí es menor, disminuyendo la necesidad de repuestos, y al no poseer mecanismos de transmisión y embrague, no necesita cambios de aceites lubricantes ni filtros, ahorrando mucho en mantenimientos. Adicionalmente, al utilizar la frenada regenerativa para reducir la velocidad del vehículo la duración de las pastillas de freno se aumenta considerablemente frente a un vehículo convencional.

 

Mito 5: Los vehículos eléctricos son más inseguros que los vehículos tradicionales de combustión

Verdad: El principal y mayor riesgo de los vehículos tradicionales es el combustible que los mueve, cosa descartada en los coches eléctricos y aspecto que los hace particularmente más seguros. Además, en otros aspectos, cumplen con toda la reglamentación exigida e implementan en muchos casos tecnologías de materiales que los hacen aún más resistentes, fiables y seguros.

Con el tiempo, muchas dudas sobre los coches eléctricos irán aclarándose a medida que la industria se desarrolle y siga alcanzando cada rincón del planeta. Aún hay mucho por desarrollar, mejorar y aceptar, pero lo cierto es que el cambio ya está ocurriendo y ha venido para quedarse.

Deja un comentario