Consejos para cargar tu coche eléctrico y mantenerlo en circulación

Cargar un coche eléctrico es una de las cosas que causan más temor en el momento de pensar si ya es hora de unirse a la movilidad eléctrica. Y es que ciertamente no se trata de coger un cable y conectarlo, pero vamos, que la cosa tampoco es tan difícil.

Debes entender que hay ciertos factores importantes que influyen en el momento de decidir cómo cargar tu coche eléctrico, como la potencia de carga, la tensión, la corriente, muchos de estos limitados por el tipo de batería, la calidad de los cables que uses para la conexión, los conectores, si cuentas o no con una conexión específica para tal fin, la calidad de tu wall box, etc.

Un montón de cosas que quizá a priori te suenen extraños, pero tranquilízate, que en Emobility Advisor nuestra misión es enseñarte:

1. Ten un punto de recarga propio

Si deseas tener un coche eléctrico lo mejor es que busques instalar un punto de recarga propio. Puede verse muy complicado al principio, pero a la larga vale la pena y te ahorra un montón de dinero.

Aunque muchos coches traen conexión para toma corrientes tradicionales, salvo que tu coche sea un híbrido enchufable, no pretendas contar con la misma potencia que tendría una conexión específica. En un coche eléctrico con una batería de media-alta capacidad los tiempos de carga terminarían triplicándose. Estamos hablando de 12-16 horas para tener una carga que podrían ser 4 horas con una toma específica (wall box).

Otra ventaja que tiene el wall box es que que te brinda mayor comodidad y seguridad, protegiéndote de descargas eléctricas y ayudandote a evitar averías en la red de tu vivienda, donde están conectados el resto de tus equipos eléctricos.

Si tu garaje es privado será más sencillo. Esto no quiere decir que no puedas instalarlo en un garaje comunitario. La ley te autoriza a proceder, simplemente notificando al presidente de tu comunidad o al administrador de la finca, de los trabajos que debes realizar. Eso sí, debes hacerte cargo de todos los costes que eso implique sin molestar a nadie.

2. Haz un uso consciente de tus equipos eléctricos

Al montarte en un coche eléctrico, cambias la factura de la gasolina por una de tu compañía eléctrica, que evidentemente resultará más elevada que antes de que tuvieses tu coche eléctrico. Aun así, el ahorro, con respecto a la factura de gasolina, será muy importante. Esa es una de las causas por las cuales debes ser más consciente con el uso tus equipos eléctricos y la otra es para no sobrecargar las líneas de tu casa. Sin embargo, si contratas un instalador electricista especializado, te harán una buena instalación, no tendrás que preocuparte de esto y con suerte no necesitarás aumentar tu potencia contratada.

3. Aprovecha la tarifa super valle

La noche se hizo para dormir, y cargar tu coche eléctrico. No tendrás que preocuparte mucho de tus gastos en electricidad si tomas el hábito de cargar tu coche eléctrico por las noches, durante la tarifa Super Valle, solo debes contratarla y el ahorro que obtendrás resultará bastante conveniente.

Solo para que tengas una idea, hemos hecho la siguiente tabla de referencia:

  • Horario
  • Tipo de tarifa

Consejo

1:00 a 7:00 SuperValle
  • Recomendado por ser el más económico
7:00-13:00 y 23:00-1:00 Valle
  • Trata de evitarlo, aunque es más económico que una tarifa normal
13:00-23:00 Punta
  • Evítalo a toda costa, tiene recargo

4. Planea tus rutas

Aunque año a año la capacidad de las baterías se incrementa de manera considerable, actualmente, cuando tienes un vehículo eléctrico debes estar muy pendiente de la autonomía de tu coche antes de usarlo. Debes comprender que aunque haya un montón de puntos de carga públicos alrededor de la ciudad, lo mejor y más económico para tu bolsillo será no improvisar y asegurar que la batería queda recargada la noche anterior a un nivel suficiente para recorrer la ruta del día siguiente. Si tienes en cuenta este detalle te evitarás un mal rato, ya que recuerda que quedarte tirado en la carretera es tu responsabilidad (también lo es con un vehículo de gasolina o diésel).

5. Conoce los puntos de recarga más cercanos a tu destino

En caso de que aún así te pase lo peor, procura tener siempre un plan de acción. Conocer las estaciones públicas más cercanas a ti es muy simple, incluso hay aplicaciones que te ayudan con eso y además cuentan con una comunidad enorme que resultan bastante útiles.

Esperamos que estos consejos te den una idea básica sobre lo que implica tener un coche eléctrico y su proceso de recarga, ya ves que con un poco de planificación y buenos hábitos los beneficios simplemente superan con creces cualquier contra que pudiera haber.

Deja un comentario