Sobre el mantenimiento de los coches eléctricos

Adquirir un coche eléctrico está lleno de pros y contras que vale la pena contrastar para ver qué resulta mejor a la larga.

Comprueba tu caso particular utilizando nuestra calculadora de ahorro.

Uno de los pros más significativos es el mantenimiento requerido por dichos vehículos en comparación con los de combustión.

Pasarse a la movilidad eléctrica podría implicar una inversión importante de entrada, pero cada euro invertido es aprovechado con creces en los años venideros sólo evitando ciertos mantenimientos.

El mantenimiento es la vida del coche, independientemente del tipo de coche, todo vehículo requiere ser revisado con cierta periodicidad o según indique el fabricante.

Lee también: Mitos y verdades sobre la recarga de tu coche electrico

El punto de ruptura aparece cuando comparas una a una las necesidades de un coche eléctrico versus un coche a gasolina y notas lo simple que resulta resolver los mantenimientos cuando tu coche es de esos que se recargan por las noches en un punto de recarga.

Se dice que alrededor del motor de un coche de combustión existen al menos 1000 piezas que requiere reemplazo o mantenimiento preventivo en algún momento.

Mantenimiento del coche eléctrico

Coche Renault Zoe

Fuente: https://es.m.wikipedia.org

Sobre la batería

Lo primero que se debe considerar en un coche eléctrico son los elementos más básicos de un coche, sin importar qué lo mueve: como las llantas. frenos, líquidos, luces o aire acondicionado.

Por raro que parezca, la batería en estos tipos de coches es un elemento compacto que no requiere atención periódica, excepto un par de visitas cuya función principal es determinar el estado de las celdas.

Estas baterías van disminuyendo su capacidad de almacenamiento tras el uso y el paso del tiempo, sin mucho que pueda hacerse al respecto más allá del reemplazo total cuando llegue el momento.

Quién tiene la responsabilidad sobre la batería es algo que puedes decidir antes de comprar un coche eléctrico, podrás elegir entre comprar o alquilar la batería dependiendo del fabricante que elijas.

También podría interesarte: ¿Alquilar o comprar la batería de tu coche eléctrico?

Si decides comprarla, el coche inicialmente tendrá un coste más elevado y cualquier cosa que ocurra con la batería recae sobre tus hombros.

Si decides alquilar, cualquier fallo es absorbido por la casa matriz y la batería es reemplazada sin mayor complicación.

Filtros y líquidos

En el caso de los vehículos eléctricos, los primeros 150.000 km no tendrás que hacer más que el cambio frecuente del filtro de aire, el cual es recomendable hacer cada 13.000 kilómetros.

Tras ello, el cambio del líquido refrigerante en las baterías se recomienda cambiar a los 170.000 kilómetros la primera vez y luego de esto cada 120.000 kilómetros.

Las pastillas de frenos se gastan según uso, pero debido a la frenada regenerativa de los vehículos eléctricos se desgastan mucho menos que en uno de combustión.

Podría interesarte: Preguntas frecuentes sobre el punto de carga

Si te das cuenta, todos los cambios de componentes engorrosos que están presentes en un coche con motor a combustión, en el caso de los coches eléctricos se simplifican a la mínima expresión, siendo muy probable que cambies de vehículo antes de tener que reemplazar la batería.

Para terminar, dejaremos esta tabla comparativa que describe a detalle qué cosas necesita un vehículo tradicional que los coches eléctricos simplemente te ahorra, se utilizó un vehículo estándar y un Renault Zoe para el ejercicio.

Todos los precios podrían variar o no ser exactos, pero dan una idea bastante completa para fines prácticos.

 

Mantenimiento

Vehículo de gasolina

Renault Zoe
Aceite de motor Sí (70€) No
Aceite caja de cambios Sí (200€) No
Filtro de aceite Sí (70€) No
Filtro de aire Sí (40€)
Filtro de carburante Sí (30€) No
Líquido de frenos Sí (60€)
Líquido de refrigeración Sí (50€)
Correa de distribución Sí (500€) No
Correa de accesorios Sí (250€) No
Comprobación de calculadores No
Control y nivel de refrigerante Sí (40€) Cada 6 años
Control sistema de frenos Sí (30€)

Deja un comentario